Las mujeres menstruamos

  • por
las mujeres menstruamos

Ya se que no estoy diciendo ninguna novedad. Sin embargo vivimos en un mundo que hace como si las mujeres no menstruáramos. Un mundo que le gusta mirar para otro lado porque menstruar nos han dicho que es asqueroso, maloliente, sucio. 

Y ¿porqué estoy diciendo esto?

Porque quiero que rápido puedas percibir de qué va esto. Porque quiero que rápido puedas darte cuenta de donde estás y qué tipo de recursos voy a compartir contigo.

Y porque tener en cuenta de que somos menstruantes ha sido fundamental en el camino de conocerme y acompañar luego a otras mujeres. 

Las mujeres menstruamos y aunque esto para ti no sea una novedad te cuento qué es la menstruación, y voy a procurar hacerlo lo más ameno posible. 

Menstruamos porque ovulamos, no al revés. Por lo que menstruar es parte de lo que llamamos el ciclo menstrual/ovulatorio. Y el ciclo menstrual de la mujer está ligado al proceso biológico de crear vida.

Las mujeres cuando nacemos albergamos en nuestros cuerpos todos los óvulos que utilizaremos a lo largo de nuestros ciclos ovulatorios/menstruales. Estos huevos habitan en nuestros ovarios desde nuestro nacimiento. Cerca de 450.000 en sus respectivos sacos, llamados folículos. A medida que vamos creciendo, llegando a la pubertad, nuestros cuerpos comienzan a producir hormonas que hacen que esos óvulos maduren. Por lo que entre los 9 y 14 años nuestro ciclo ovulatorio dará lugar a el primer sangrado, llamado menarquia y este será el comienzo de una etapa vital que se repetirá a lo largo de nuestra vida fértil hasta llegada la menopausia, cuando progresivamente dejamos de ovular, y por lo tanto de menstruar. Con ella entramos en una nueva etapa de la vida, entre los 47 y los 60 años. Durante la etapa fértil los sangrados periódicos se interrumpen sólo cuando la mujer está embarazada, está lactando, en caso de alguna enfermedad, o de algunos desequilibrios, como estrés excesivo, pérdida repentina de peso, algunos casos de diabetes u otros factores físicos psicológicos y emocionales. El ciclo está influenciado por todo lo que nos rodea. Lo que comemos, nuestro patrón de sueño, si hacemos o no ejercicio, la exposición a la luz, nuestros hábitos cotidianos, por lo tanto cualquier influencia en lo físico, emocional, mental o energético. Los cambios que experimentamos físicamente a lo largo del ciclo están influenciados principalmente por cuatro hormonas, que en su danza a través del cuerpo median de manera integral. Y he dicho principalmente porque la verdad intervienen más hormonas.Para tener una referencia visible y concreta decimos que el primer día de sangrado es el día uno del ciclo, ya que es algo que podemos ver claramente. Así que cada ciclo comenzaremos a contarlo desde que sangramos. Hay mujeres que tienen un ligero manchado previo a la menstruación, por lo que es importante diferenciar sangre de fluido marrón.

Como ya te comenté antes, menstruamos porque ovulamos y esto es algo de suma importancia, ya que es la ovulación la que determina la duración del ciclo y es por ella que nuestro cuerpo realiza tantos cambios. Desde nuestro cerebro, enviamos una señal a nuestros ovarios para que estimulen el crecimiento y desarrollo de los folículos, los sacos donde están nuestros óvulos. A medida que se acerca la ovulación, el suministro de sangre al ovario aumenta y los ligamentos se contraen, acercando el ovario a la trompa de Falopio, permitiendo que el óvulo, una vez liberado, encuentre su camino hacia el útero. Justo antes de la ovulación, el cuello uterino secreta una abundante “mucosa fértil” de color claro transparente que es característicamente elástica, en algunos métodos de observación se le conoce como fluido CIMA o fluido PEAK. La mucosa fértil ayuda a facilitar el movimiento del esperma hacia el óvulo. Algunas mujeres durante la ovulación experimentan calambres u otras sensaciones. En el interior de la trompa de Falopio, el huevo es llevado por pequeñas proyecciones parecidas a un cabello, llamadas “cilios” hacia el útero. La fertilización ocurre si el esperma está presente y tanto óvulo como espermatozoide se encuentran y fusionan. Tras la ovulación, el folículo que recubre el óvulo se convierte en el cuerpo lúteo (cuerpo amarillo). Y es este cuerpo lúteo el que produce las hormonas estrógeno y, en mayores cantidades, progesterona que es necesaria para el mantenimiento de un embarazo. La progesterona hace que la superficie del interior del útero, se cubra con mucosas, secretadas por las glándulas dentro del propio útero, esto se le conoce como endometrio. Si la fertilización y la implantación no ocurren, las arterias espirales del interior se cierran, deteniendo el flujo de sangre a la superficie del útero. La sangre se convierte en “lagos venosos” que junto al revestimiento endometrial, forman el flujo menstrual. La mayoría de las mujeres sangran entre 4 a 8 días, pero esta duración varía a lo largo de toda la vida y de cada mujer.  Si te ha parecido útil esta información puedes compartirla. Si quieres comentar estaré encantada de leerte. Si tienes algo que aportar, te estaré super agradecida de ampliar esta información. Pronto seguiré escribiendo sobre esto de menstruar y te contaré porqué es tan importante para mi al acompañar a otras mujeres. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable: Agustina Heredia Marengo

Finalidad: La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para responder a tu consulta en el blog.

Legitimación: Tu consentimiento explícito de que quieres recibir esta información

Destinatarios: Los datos que me facilitas están en mi servidor de web y email OVH y en los servidores de Google Drive, todos ellos que cumplen con la RGPD

Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@agustinaheredia.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.