¿Qué es la Aceptación? | Aceptación como herramienta de Bienestar
¿Qué es la aceptación?

¿Qué es la Aceptación? | Aceptación como herramienta de Bienestar

Para hablarte de la aceptación y darte una respuesta fácil y rápida, puedo empezar diciéndote que la aceptación es lo contrario de la negación.

Y podemos comenzar diciendo que cuando hablamos de negación se trata de eso que hemos estado negando durante un tiempo, aquello que sucede pero no queremos ver. Y en esa negación en ese postergar, o en ese no querer ver, has olvidado los recursos que te permiten cambiar o te permiten moverte a otro sitio, que te permiten en definitiva aceptar.

Aquí te invito a generar recursos. Juntas vamos a explorar acerca de esto, vamos a explorar acerca de la aceptación. 

¿De que se trata la aceptación? ¿De qué va la aceptación?

 ¿Cómo puedo generar recursos que me permitan tomar ese lugar de ser capaz de aceptar?

Quiero empezar con algo muy simple, en realidad todo esto es muy simple, es tan simple que puede ser abrumador lo simple que es.

Y lo primero es, que quiero que te des cuenta, de que estás respirando, ahora quiero que tomes una pausa en la lectura… y tomes una respiración, inhala y exhala.

Y observa que la respiración está sucediendo aunque no te des cuenta. La respiración estaba allí antes de que que tu atención la observara, y seguirá estando allí, incluso cuando dentro de unos instantes, desconectes  de la presencia en la respiración. 

Y ¿Porqué te digo esto?

Porque el trabajo de aceptación nos conecta con una muy buena pregunta que es: 
¿Cómo estoy? 

Lo primero, y casi que lo último, es poder entrar en este espacio que es el cuerpo, que es el cuerpo junto con sus emociones, que es el cuerpo junto con emociones y junto con un dialogo mental, y/o con imágenes mentales que acompañan. 

Y darte cuenta que al igual que la respiración que está sucediendo, hay algo que está sucediendo en ti. La respiración no va a dejar de suceder porque no le prestes atención, y al igual, lo que te está pasando, lo que está sucediendo en ti, lo que está sucediendo en tu realidad, eso que te aleja, de un estado de Bienestar, de estar bien en ti, no va a dejar de suceder, porque no lo veas, porque lo sigas negando,

Entonces,  el trabajo de aceptación, el proceso de aceptación, termina siendo, lo primero que tenemos que hacer. Y a la vez es una conquista en el ámbito del proceso personal. Porque «conquistamos» ese espacio de aceptar. Conquistar, dejar de mirar para otro lado, y gracias a eso, empezar a estar más en el presente. 

Estas reflexiones, siento que quiero compartirlas contigo, para que tu también reflexiones. Y poder generar un dialogo, como mínimo contigo misma, sobre todo aquello que está pasando, no como un ser pasivo, que lee estas palabra, sino como un ser activo que está dispuesta a hacer (SER) algo.

Te escribo aquí, para motivarte, para emocionarte, para generar una experiencia en ti, que emocionalmente, y mentalmente, te mueva, te invite a moverte a otro sitio. Porque la emoción generalmente es la clave para el cambio, Está muy conectada con el cuerpo, y es la intermediaria entre mente y cuerpo. El cuerpo segrega sustancias, asociadas a determinadas emociones, está demostrado en diversos estudios, que esto es así. Y cuando se trata de la conexión entre mental y emocional, son una fuente de influencia en ambos sentidos, tanto las emociones condicionan la calidad y cualidad de nuestros pensamientos, como viceversa.

Aceptar es por un lado un acto de humildad. Es un acto de valentía. Y por otro lado es un acto de responsabilidad.

Te permite salir del rol que has estado adoptando, y a partir de allí te da la posibilidad de tomar acción. No se puede tomar acción sin aceptar antes. Negando no puedo tomar acción, negando lo que sucede.

Se me ocurre el ejemplo de cuando tienes que ir al dentista pero no quieres ir porque sabes que te va a encontrar caries, y no quieres tener la confirmación del diagnostico. Y no tener un diagnostico, no quita el hecho de tener caries en este caso del ejemplo, y puedes trasladarlo a cualquier patología o enfermedad. Y también podemos trasladarlo a  cuando hay problemas de relaciones, entre personas o la relación que tienes con áreas de tu propia vida.

Porque aunque no quieras ver, o quieras seguir mirando para otro lado, eso no hace que las dificultades desaparezcan.

Al igual que constante mente está sucediendo la respiración, y tu no te das cuenta la mayor parte del tiempo, la respiración sigue sucediendo.


Aceptar no es necesariamente ser pesimistas y catastrofistas. Porque aceptar también podría ser contactar con aspectos de nosotras positivos que no estamos integrando.

Aceptar es el punto de partida para cualquier proceso personal que queramos comenzar. La fase de aceptación en el marco de lo que trabajo en la consulta y en lo que vengo proponiendo como Laboratorio de Bienestar, es  una pieza fundamental. A partir de aquí, podemos construir, porque aceptar forma parte de los cimientos del desarrollo personal y espiritual.

Aceptar es poder contestar ¿Donde estoy? Porque si no sabes donde estás, significa que estás lejos de ti.

Aceptación es estar cerca de una misma. Es empezar a verse. Y es empezar a sanar. Empezar a construir algo nuevo, a crear algo nuevo.

Deja un comentario

Responsable: Agustina Heredia Marengo

Finalidad: La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para responder a tu consulta en el blog.

Legitimación: Tu consentimiento explícito de que quieres recibir esta información

Destinatarios: Los datos que me facilitas están en mi servidor de web y email OVH y en los servidores de Google Drive, todos ellos que cumplen con la RGPD

Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@agustinaheredia.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.